TOCADOS MEDIEVALES. CINTAS Y GUIRNALDAS.

CINTAS

Durante el siglo XIII el tocado más característico de una doncella en todo el occidente cristiano consistía en una cinta de color, a veces adornada con flores naturales, que sujetaba el cabello dejándolo suelto después. Un ejemplo lo tenemos en el fol 5 del Libro de Ajedrez, Dados y Tablas, ca. 1283, conservado en la Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Ms. T-1-6) , (fig. 1); así como en la Cantiga CCCXXX del denominado “Códice de los Músicos”, de ca. 1275, conservado igualmente en el Monasterio Escurialense (Ms. B.J.2), ( (fig. 2).

Fig. 1. Doncellas sujetando sus cabellos con cintas.
Fig. 1. Doncellas sujetando sus cabellos con cintas.
Fig. 2. Doncella adornando sus cabellos con una cinta.
Fig. 2. Doncella adornando sus cabellos con una cinta.

Más ricas que las cintas eran las guirnaldas, conocidas en Cataluña como “garlandas” y en Francia e Inglaterra como “guirlands“.  Utilizadas por las damas y caballeros nobles franceses ya desde el siglo XI, en los siglos XIII y XIV esta moda, tanto masculina como femenina, se extiende con gran fuerza por el resto de Europa.

En España este tipo de tocado fue muy popular especialmente en los lugares de influencia francesa, como era el Reino de Aragón, mientras que en Castilla su utilización es prácticamente inexistente.

Según las referencias literarias y documentales estaban realizadas con oro o plata sobredorada y adornadas con  piedras y perlas. La primera referencia española a este tipo de adorno elaborado con materiales ricos se halla, a finales del siglo XIII, en la Gran Conquista de Ultramar, donde se nos explica que Godofredo de Bullón fue acompañado por el duque de Lembrot, repostero mayor del Emperador, quien:

“…púsole una guirlanda de oro con piedras preciosas en la cabeza, é maravillosamente bien obrada”. (Libro primero, capítulo CLXI)

Como se desprende del pasaje anterior este tipo de tocado rico fue utilizado por ciertos caballeros. Empleo que queda corroborado asimismo en el Libro del Caballero Zifar, de principios del siglo XIV, donde aparece, entre las prendas destinadas a un infante hijo del rey de Mentón:

                               “una guirnalda de oro muy grande de piedras preçiosas”.

Las fuentes escritas dejan constancia igualmente de la utilización de la guirnalda por el sexo femenino; así, en la misma obra anterior leemos:

“La infante se vino luego con muchas dueñas e donzellas para allí do estava el rey, mucho noblemente vestida ella e todas las otras que con ella venían, e traía una guirnalda en la cabeça llena de robís e de esmeraldas, que todo el palaçio alunbrava”.

Los documentos que hacen alusión al lujo de esta prenda son muy numerosos, no obstante, tenemos constancia de que, además del oro y la plata se emplearon otros metales como el cobre, metal esmaltado con el que está realizada la pieza arqueológica fechada en el siglo XIV, y  conservada en la Fundación Lázaro Galdiano de Madrid, (nº de inventario: 5750), (fig. 3). Está formada por 12 piezas trapezoidales articuladas entre sí mediante charnelas, cada una de las cuales lleva relevado grueso chatón cuadrado y van cubiertas parcialmente en su anverso con ramitas cinceladas. (Ficha técnica tomada de CAMPS CAZORLA, Emilio, en el Inventario del Museo Lázaro, 1948-1950, en prensa).

Fig. 3. Diadema de cobre esmaltado.

Fig. 3. Guirnalda de cobre esmaltado.

Se conserva una pieza arqueológica de similares características, que forma parte del denominado “Tesoro de Varna” hallado en el verano de 2007, en los términos del pueblo de Schkorpilovtsi, cerca de la citada capital búlgara, en el noroeste del país. Tras el hallazgo, las piezas fueron entregadas al Museo Arqueológico de dicha localidad, siendo datadas a mediados o segunda mitad del siglo XIV, período del rey Iván-Alexander (1331-1371), momento en que los otomanos comenzaron su invasión en los Balcanes. En este caso, las piezas que componen la diadema, se articulan por medio de charnelas, y van adornadas con zafiros y esmeraldas sujetas mediante ganchos (fig. 4)

Fig. 4. Diadema adornada con zafiros y esmeraldas.
Fig. 4. Guirnalda adornada con zafiros y esmeraldas.

Las representaciones artísticas de este tipo de adorno son muy numerosas, tanto en España como en otros lugares de Europa. Un ejemplo aparece el fol. 319 r. del Codex Manesse, realizado en Zurich, ca. 1310-1340, conservado en Heidelberg Universitätsbibliothek (Codex Pal. Germ. 848), donde aparecen representados jóvenes de ambos sexos luciendo garlandas de oro o plata dorada, adornadas con piedras preciosas, (fig. 5).

Fig. 5. Jóvenes adornándose con garlandas.
Fig. 5. Jóvenes adornándose con garlandas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *