Calzado medieval en cuero.

El cuero utilizado en la confección del calzado en la Edad Media procedía de distintos animales, como vaca, cabrito, o carnero, como se pone de manifiesto en numerosos documentos de la época; así, en las Cortes celebradas en 1252 en Sevilla, Alfonso X ordenaba que se pagaran los realizados con cabrito del siguiente modo:

“Çapatos prietos de cabrito entallados et de acuerda V pares por un mr los meiores”

En el Ordenamieno de Menestrales, otorgado por Pedro I en las Cortes de Valladolid de 1351, se fijaban, entre otras cosas, los jornales de los distintos artesanos, así como las hechuras de los vestidos y el precio que debían tener las distintas piezas de calzado según las pieles con que estuvieran hechos. En este interesante documento encontramos referencias a la piel de cabrito, así como a la de vaca para la elaboración del calzado, como vemos a continuación:

“… et por el par de los zapatos de cabrito, quinse dineros… Et á los otros zapateros de lo corado, denles por el par de las zapatas de vaca, tres maravedís é medio”

En las Cortes de Toro, celebradas en 1369 se hace referencia a la piel de carnero al señalar:

“… é que den el par de los zapatos de… o de carnero para los mayores el par por tres maravedís é medio, é los menores por dos maravedís é medio”

A lo largo de los siglos XIII y XIV se utilizó asimismo la badana, piel o cuero curtido de carnero, vaca u oveja, famosa por su gran blandura y suavidad, como se desprende de distintos documentos. Entre ellos, el ya mencionado Ordenamiento de Menestrales, donde leemos:

“…et por el par de los zapatos de laso de badana para ome, tres maravedís : … et por el par de las zapatas de badana de muger, á dies é ocho dineros : et por el par de los zuecos pretos é blancos de badana é dende ayuso, lo mejor que se abenieren”

Muy popular fue también el guadamecí, badana curtida y posteriormente adornada con dibujos de pintura o relieves. El origen de la palabra procede del árabe “yild gademesi”, cuero de Gadamés, (oasis de Libia), donde parece que se inició su elaboración, y desde donde se extendería a varias ciudades de la España musulmana y de ahí a la cristiana. En 1316 se fabricaban en Barcelona y Valencia . El proceso de elaboración consistía básicamente en, una vez curtida la piel, se mojaba, se reblandecía, se batía y golpeaba para suavizarla y estirarla. Una vez seca se encolaba y se aplicaban las láminas de plata, que se bruñían posteriormente para conseguir un brillo deseado. Una vez plateado el cuero se imprimía el dibujo, utilizando distintas técnicas. Posteriormente se aplicaba el barniz, que solía llamarse oro, porque una vez seco lo imitaba. A veces, según los casos, se raspaban ciertas partes quedando la plata vista.

Uno de los materiales más importantes en la Edad Media fue el cordobán, piel o cuero curtido de cabra o macho cabrío. Según el Diccionario de la Real Academia Española, procede de Córdoba, ciudad de fama en la preparación de estas pieles durante la Edad Media, siendo el más estimado en Europa. Ya en el siglo VIII, en tiempos de Carlomagno (768-814), Córdoba abastecía los mercados occidentales de esta piel para la fabricación del calzado de lujo y a finales del siglo XIII, existe constancia de que en Inglaterra, los zapateros londinense se reunían para comprar cordobán a los mercaderes españoles.

El término cordobán se extendió tanto, que llegó a aplicarse no sólo a la piel, sino al calzado fabricado con ella, y no sólo a los cueros procedentes de Córdoba, sino también a todos los demás, que habían sido sometidos a procedimientos análogos de elaboración, prescindiendo del país de origen. Así, el calzado realizado en cuero toma este nombre español que ha llegado a Francia, ya que a través de cordoanier, cordubanier, courdoennier dió finalmente Cordonnier, que es el nombre moderno con que en francés se designa el oficio de zapatero.

En Francia también era famosa la buena calidad del calzado realizado en cordobán, como se desprende de los Estatutos de París de 1380, donde se señala que:

“…había en la villa de París gran abundancia de cordobanes de España, que es el mejor curtido de todos”

Las fuentes literarias también hacen referencia al calzado elaborado con este tipo de cueros; así, en la Cántiga LXIV del códice Rico escurialense (Ms. T-I-1), un caballero decide que el mejor regalo para conseguir los favores de la dama casada a la que ama, son unas zapatas de dicho material, de donde se desprende lo deseadas que debían ser en la época; así se señala:

“Diss o cavaleiro: “Esto faréi de bon talán”.
Log’ ua çapatas lle deu de bon cordován; …”

En la Vida de Santa María Egipciaca, escrita hacia 1215, se hace referencia asimismo a este tipo de calzado al señalar cómo la santa, en la etapa de su vida llena de riquezas y lujos:

“Nunqua calçaua otras çapatas
sino de cordouan entretalladas;…”

 

Dentro del calzado realizado con cueros hay que destacar el dorado y plateado, muy frecuentemente recamados de oro y plata. Las representaciones de este tipo de calzado en las fuentes iconográficas son muy numerosas, tanto en Castilla, como en otros lugares de la Europa cristiana; así, lo vemos a continuación en el detalle de la imagen de Nuestra Señora de Castejón de Nieva de Cameros (Rioja), del último cuarto del siglo XII.

Virgen calzando zapatos dorados. Nieva de Cameros (Rioja)
Virgen calzando zapatos dorados. Nieva de Cameros (Rioja)

 

El calzado realizado en cuero podía además ir decorado de muy diversas maneras, a base de modelado, estampado, repujado, decoración incisa, labrado, grabado, decoración calada o recortada.

Podemos ver un ejemplo de calzado ricamente decorado en el detalle de la imagen siguiente, donde aparece el zapato procedente del sarcófago de una dama desconocida, en el Monasterio de Santa María la Real de Gradefes (León), posiblemente de finales del siglo XIV o principios de la siguiente centuria, el cual presenta, en la pala y la plantilla, una decoración estampada en relieve, con motivos florales.

Decoración estampada. Detalle de la plantilla de los chapines de una dama desconocida. Monasterio de Santa María la Real de Gradefes (León)
Decoración estampada. Detalle de la plantilla de los chapines de una dama desconocida.
Monasterio de Santa María la Real de Gradefes (León)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *